sábado, 30 de abril de 2016

Buenos días MUNDO

Involuntaria es la noche que inunda mi perecida alma. Cuántas dudas ensombrecen al amor, y cuántos son los miedos que recorren el pasillo de esta maldita cuarta de segunda.
Ese miedo lastimoso que va desde el encono al ensimismamiento.
Indefinida es la línea que separa la ilusión de la mentira, y no saber en qué lado te encuentras puede llegar a hacerte en realidad feliz.

Nada es tan sencillo como tú.
Nada es sin ti.


Advierto en la proyección de mis sentimiento dos pétalos, una cena, un paseo marítimo. 

De todo, de todo, de absolutamente todo, me quedo con la brizna delicada de ese miedo vertiginoso que me hace ser yo y me despierta todas la mañanas. Ésa es mi paz.

D.




domingo, 3 de abril de 2016

Buen Camino.

Hoy tengo ganas de escribir, mas escribir explícito.

Hace cuestión de un par de días, de manera casual y repentina, fui conocedora de la muerte de una expareja que hacía mucho tiempo que no veía.
Él había muerto hacía dos años.

El punto de desconexión al que había llegado hacia éste fue algo buscado y totalmente escogido. Hay personas que deseas apartar de tu camino porque que formen parte del tuyo, o formar tú parte del suyo nada más acarrea dolor y desamor.

No sabía nada de él hacía mucho, e imagino que él no sabía nada de mi. 
¿cuántas veces en algún momento no necesariamente significativo me había reafirmado que nada sentía ya por esa persona?

Y de repente te enteras de que ya no existe. Y de repente lloras, te hundes, te sientes tremendamente vacía.
De repente piensas en las cosas horribles que os dijistéis, en las cosas preciosas que os susurrastéis, en el camino caminado, en el final del camino. 
Piensas que a pesar de todo, en algún momento os hicistéis feliz el uno al otro.

Y algo se muere de ti.

Y me acordé de que cuando amas a alguien, guste o no, lo amas para siempre, aunque sea una parte despistada de tu alma que se confunde entre tu día a día y el café que te preparas a la mañana.

Descansa en paz.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Oasis.

Inequívoca fue la mañana de los cien despertares.
Trasnochar también se puede hacer de tarde.
Sentirme mal es bello en toda su plenitud.
Saberse loco es mejor que saberse nadie.

D.



sábado, 14 de noviembre de 2015

Opaco.

La razón aprisionada en el pulmón. 
No queda versatilidad en el orden de mis palabras, porque la prisión es dolor, y el dolor es.

Mundo hueco. Veladas están las esferas de cada individuo, de cada sino.
Busquemos el riesgo,  busquemos el daño. Si no hay herida no soy.
Y por mucho que lo pretendamos, nadie es sin su herida, y ninguna foto del día me demuestra lo contrario.
Soy ajena a las preguntas y a las conversaciones de la política, los mítines izquierdistas apestan a humedad,  y los otros, o los unos, o los "algunos" (que se ha puesto muy de moda) sencillamente apestan.

Y nada es sin su herida.

lunes, 6 de abril de 2015

sobre la Fe y otras cosas...

Me ruborizo al pensar en todas las veces que te he molestado llamando a tu puerta. Ya perdí la cuenta... ya perdí la noción de la formas y de los cantares, y de los estrechos caminos que entrelazados entre sí, producen una pendiente abismal llamada "desengaño".

Imaginar a veces como el picoteo del pájaro carpintero esgrimió nuestros campos tan extensos de viñas y viñedos. Imaginar, al fin y al cabo, cómo perdura el inagotable tintineo de esta tarde lujuriosa, imaginar, solamente, imaginar.

Se me escapa el aire tan doloroso en cada brizna de tu nombre, 
retumba en ecos miles entre las paredes de mi pulmón,
sorbo el hielo que se deshace entre cada atisbo de Sol,
se me escapa el miedo centrifugado en la vida de cada hombre.

E imaginar entonces la vida entre todos esos cuerpos amontonados?
Escribir prosa o poesía entre tanto vino y tanto Cristo?
Dónde estabas cuando los disparos y los gritos?
Que mi camino nunca será tuyo, porque tuya no es mi vida, tuyo no es mi honor.

D.

sábado, 4 de octubre de 2014

Hay algunas personas, no las abundantes, solo algunas que son la felicidad.
Éstas sintetizan desde sus corazones la paz y la armonía que precede a sus sonrisas.
Mi abuela era la felicidad.

Son personas que ensombrecen la feracidad y la vileza de manera delicada y silenciosa. Solo una gran onda de color desprenderse de su filarmonía lo que tiñe de verde turquesa el negro rojo de los días del hoy.
Son persona preciosas, que siempre embellecen la vida del otro, con un decorativo e infrecuente mal humor que les cae muy bien. De intelectualidad permisiva y permeable.

No rechaces la locura del amante...
El amante es ése que adora las palabras bellas. No quiero ni "cloaca" ni "congruencia". Prefiero "melancolía" o "pereza", prefiero las personas, no las abundantes, que son la felicidad.

sábado, 5 de julio de 2014

Con el tiempo, es una sensación que se ve incrementando en mi interior. La sensación de que el amor mueve el mundo y sólo el amor nos salva de la perdición y del asfalto emocional. Los días que se suceden alrededor del desdén y la inundación de millares de familias hacen que cada día más y más me duelan sus hijos, sus niños. 
Porque sus hijos, son mis hijos, porque cuidar del mundo, cuidar de mi mundo, es cuidar de toda nuestra infancia, y darles dentro de nuestras posibilidades amor, educación y protección.

Tu hijo es mi hijo, mi hijo es tuyo también. Y si no entendemos eso, estamos condenados al ocaso.